Preguntas para activistas opositores al régimen cubano

"Para hacer pensar en lo seria y compleja que es la tarea en que estamos involucrados"

Colaboración de Ricardo E. Trelles

20/abril/2007

Obtener documento – Download document


Viví en Cuba hasta el 85. Dentro no conocí a verdaderos activistas opositores. Quienes conocí que no simpatizaban con el régimen, o querían irse o tenían esperanzas de que una nueva administración norteamericana iba a "acabar con aquello". Entonces monitoreaba mucho las transmisiones radiales del extranjero dirigidas a Cuba. La balanceada y elegante Cita con Cuba, otras que cambiaban de frecuencia a menudo (sin informar el cambio, había que cazar frecuencia y nuevo horario por casualidad) e incluían programas como Leyendo Selecciones. Ninguna con un mensaje cívico efectivo, que creara confianza e interés en el ciudadano por el cambio que necesitamos. Mientras la propaganda del régimen aprovechaba fácilmente las acciones violentas opositoras. O sea, que también en materia de oposición Castro se despachó siempre.

No puedo ni quiero yo dirigir la oposición al régimen, pero desde siempre he examinado como simple ciudadano a esa oposición, porque de ella depende la solución del gran problema social cubano.

Acabo de tener un breve intercambio de mensajes electrónicos con un amigo que actualmente participa en transmisiones radiales hacia Cuba.

Lo que sigue es parte de mi último mensaje a él:

Me decías que "creo que sí, podemos decir que, tristemente, la oposición cubana no ha encontrado liderazgo real ni efectivo".

No me gusta depender del concepto de líder o "dirigente", prefiero ver y reconocer a algunos miembros de la sociedad como buenos organizadores y buenos comunicadores. Y que lo que éstos organizan y comunican lo tenemos que decidir o juzgar todos, hasta donde sea posible.

Pienso que la fuerza que nos domine tiene que ser nuestro interés común. Es una realidad magnífica que tenemos un clarísimo, riquísimo y buenísimo interés común. Un interés común como humanidad y un interés común más específico como nación, el segundo engarzado con el primero. Hay que meditar mucho sobre nuestro interés común, hablar mucho de él, explicarlo mucho. Ahora no voy a entrar en sus detalles para abreviar, pero sí dejarlo sentado como el fundamento para la visión y acción social.

Después que uno identifica un problema o deficiencia importante, lo práctico es preguntarse qué puede hacer uno y qué tiene que hacer uno para contribuir con efectividad a la solución o corrección. Qué está dentro de la capacidad de uno y dentro de su obligación. No se llega a nada sólo quejándose de los problemas.

Si nos damos cuenta de que nuestra carencia social decisiva es de comunicadores y organizadores efectivos, de buenos políticos que sí puede y tiene que haberlos, cada uno que se da cuenta tiene que preguntarse qué puede hacer para satisfacer la carencia.

Ustedes que tienen la gran posibilidad de hablar con frecuencia con activistas de dentro y fuera, pueden hacer mucho más que acompañarlos en sus sentimientos, creo yo. No es cierto que los periodistas son ni pueden ser simples indagadores de la realidad. Los entrevistadores fructíferos tienen que enfrentar a los indagados con la realidad. No es para enjuiciar, no es para poner en aprietos o perjudicar; es para bien del indagado y su causa, o para todos conocer la verdadera causa del indagado.

¿Te puedo sugerir algunas ideas de preguntas para los activistas sociales cubanos? Cada pregunta puede ser presentada de otras formas, aquí trato de ser escueto. Repito: esto no es para evaluar, aprobar o desaprobar, es para hacer pensar en lo seria y compleja que es la tarea en que estamos involucrados. Para estimular el desarrollo de la buena capacidad política que necesitamos.

Ideas de preguntas:

¿Por qué decidió participar en el activismo social cubano, para manifestar su descontento con la actual situación o para además hacer otros aportes que ayuden a resolver los problemas?

¿Por qué creó o se sumó a su actual grupo y no se sumó a otro existente? ¿No encontró otro grupo con que tuviera suficiente compatibilidad o que fuera de suficiente efectividad según su opinión, para sumársele?

¿Qué capacidades, habilidades o conocimientos tiene usted que cree pueden ser útiles al activismo social cubano?

¿Se ha dado cuenta usted de que el activismo social verdaderamente exitoso requiere casi siempre proveer funcionarios para participar en el sistema de gobierno futuro? ¿Cree que usted sería una buen miembro de un futuro gobierno cubano?

¿Ha meditado sobre la gigantesca complejidad que tienen las instituciones y funciones de gobierno de un país? Si usted piensa participar en un futuro gobierno o en influir en alto grado en sus decisiones, a meditado y ha intercambiado opiniones con otros sobre ideas bien fundamentadas, de aplicación inmediata, para ese gobierno? Si es así, ¿está haciendo algo para dar a conocer esas ideas, para que reciban comentarios que las mejoren o que las hagan ser reconsideradas, y para que muchos simples ciudadanos comiencen a conocer la seriedad de un futuro buen gobierno en Cuba?

¿Entiende usted que los cambios sociales perdurables, efectivos, sanos y profundos tienen que estar basados en la participación consciente ciudadana de forma mayoritaria y creciente? ¿Entiende que la participación popular forzada y controlada que ha practicado el régimen no sirve, pero que tampoco sirve el uso del ciudadano como simple carne de represión para empeorar la imagen de los represores, ni sirve su uso como simple actor votante para cumplir normas democráticas mínimas? Si entiende lo anterior, ¿qué está haciendo o piensa hacer para conseguir esa participación consciente ciudadana de forma mayoritaria y creciente?

¿Conoce usted que el sistema electoral existente en casi todos los países permite que un candidato a posiciones en el gobierno puede obtener la votación estipulada y ser electo si dispone de fondos y técnicas de publicidad y relaciones públicas, aunque no tenga en realidad ni capacidad ni intenciones mínimamente buenas para gobernar? ¿Entiende que para realmente encauzar bien a la nación cubana es imprescindible desarrollar políticos honestos bien fundamentados, con lo que también se desacredita y neutraliza al tipo de político anterior?

¿Entiende usted que las preguntas anteriores no son para responderlas saliendo de ellas de forma ingeniosa para dar buena impresión? ¿Entiende que son para meditar mucho sobre lo seria y compleja que es la tarea en que estamos involucrados?

Ustedes pueden hacer público dentro y fuera de Cuba un cuestionario que indague en esos puntos tan fundamentales y decisivos. A ver si motivamos a tanto talento potencial que tenemos que tener para desarrollar los políticos y gobernates que Cuba desesperadamente necesita.

Hasta ahí el mensaje a mi amigo. Él ni lo ha respondido todavía... Ojalá algunos que lo lean ahora en forma de comentario quieran y puedan ayudar a su difusión. Frente al gran problema nacional cubano sólo puedo hacer mi muy limitada parte. Las partes de los demás las tienen que hacer los demás.


Página principal MHECnet.org