Respuestas de Raúl Castro y Barack Obama a Yoani

Probables interioridades del aparato de poder en Cuba y de la política norteamericana hacia la Isla

Colaboración de Ricardo E. Trelles

19/nov./2009

Obtener documento – Download document


Las preguntas de Yoani Sánchez a Raúl Castro y Barack Obama son una muestra de su pensamiento sobre el problema cubano y sobre sus ideas para tratar de resolverlo. Me parecieron una buena oportunidad para tratar de mejorar la comprensión de los puntos tratados y preparé una lista de respuestas imaginarias pero con base real, a sus preguntas. Aquí están esas respuestas (se las mandé a Yoani antes de conocerse las del presidente Obama).

Lo que creo respondería Raúl Castro si tuviera la honestidad y capacidad intelectual para hacerlo (ambas ausentes, creo yo):

Yoani Sánchez: ¿Qué influencias negativas podría tener sobre la estructura ideológica de la revolución cubana, un eventual mejoramiento de las relaciones con los Estados Unidos?

"Raúl Castro": En cualquier caso un mejoramiento de relaciones con los EEUU tendría malas consecuencias ideológicas para la estabilidad del sistema que tenemos implantado. Creemos, a pesar de ello, que por otro lado puede proveernos un alivio de recursos temporal si se realiza en los términos que nos convienen. Si no mejoran las relaciones seguiríamos con la propaganda tratando de presentarnos como víctimas.

Usted ha manifestado en varias ocasiones su voluntad de dialogar con el gobierno norteamericano. ¿Está usted solo en ese propósito? ¿Ha tenido que discutir con el resto de los miembros del Buró político para convencerlos de que es necesario dialogar? ¿Coincide su hermano Fidel Castro en ponerle fin al conflicto entre ambos gobiernos?

Lo que yo digo en las pocas veces que me manifiesto públicamente es casi siempre mi interpretación de las ideas que escucho en el pequeño grupo de los importantes en la cúpula del sistema, que todavía elaboran criterios y exigen que actuemos de una u otra forma. Yo trato de interactuar en ese grupo, pero la realidad es que mayormente lo que puedo hacer es seguir los criterios que el resto elabora. Hay veces que interpreto que debemos manifestarnos de cierta forma, aunque no actuemos en concordancia o después los criterios cambien.

Sentado usted en una mesa frente a Obama ¿Cuáles serían las tres principales conquistas que desearía obtener en esa conversación? ¿Cuáles cree usted que serían las tres conquistas que podría obtener la parte norteamericana?

El grupo descrito antes no ha precisado todos los detalles de lo que nos convendría obtener de los norteamericanos, pero un punto básico sería los financiamientos y préstamos basados en prospectos de ganancias futuras para ellos, como lo conseguimos de otros países. Esas futuras ganancias son lo único que podemos presentarles como ventajas a cambio, porque, por ejemplo, dejar de impedir las comunicaciones y actividades cívicas de los cubanos sería perjudicial para el sistema.

¿Puede enumerar las ventajas concretas que tendría el pueblo cubano en el presente y en el futuro, si se terminara este dilatado diferendo entre ambos gobiernos?

La única ventaja real sería que parte de los recursos obtenidos llegaría a algunos en la población como salarios, búsquedas personales, más recursos extraídos a los cubanos residentes en EEUU, etc. Y que quizás podríamos aliviar algo el descalabro a que han llegado los servicios públicos. Algunos aprovecharían para informarse y contactar más con extranjeros, pero ese aspecto desfavorable para el sistema lo atenuaríamos todo lo que podamos.

Si la parte norteamericana quisiera incluir en una ronda de negociaciones a la comunidad cubana en el exilio, a los miembros de los partidos de oposición dentro de la Isla y a representantes de la sociedad civil. ¿Aceptaría usted esa propuesta?

La participación de esos cubanos perjudicaría obviamente los propósitos explicados anteriormente.

¿Considera usted que existe una posibilidad real de que el actual gobierno de los Estados Unidos opte por el uso de la fuerza militar contra Cuba?

Claro que no hay el menor indicio de ello desde hace mucho tiempo y nunca podríamos hacer resistencia importante a una acción militar norteamericana. Nuestras campañas de preparación militar y de propaganda que las acompañan están motivadas primero porque mi hermano Fidel y muchos de nosotros vivimos esas actividades como si fueran reales, nos son muy estimulantes y son nuestro deseo. Y al mismo tiempo son ejercicios sicológicos para promover la actitud de obediencia y sometimiento en todos los que participan o las conocen.

¿Invitaría usted a Obama a visitar Cuba, como muestra de buena voluntad?

Como dije en la respuesta primera, las relaciones con los EEUU son perjudiciales ideológicamente, por lo que siempre las hemos evitado todo lo que hemos podido. La presencia en Cuba del Sr. Obama sólo sería admisible bajo condiciones de participación pública muy restringidas y si viniera acompañada de ventajas tan grandes que no podemos imaginarlas posibles.

Lo que creo respondería Barack Obama si renunciara al nivel de imprecisión que adoptan usualmente los polícos norteamericanos como supuesta técnica para ser políticos más efectivos:

Yoani Sánchez: Durante mucho tiempo el tema de Cuba ha estado presente tanto en la política exterior de los Estados Unidos, como entre las preocupaciones domésticas, especialmente por la existencia de una gran comunidad cubano-americana. Desde su punto de vista ¿En cuál de los dos terrenos debe ubicarse este asunto?

"Barack Obama": Para los EEUU, en ambos, pero nos es más importante el primero. Cuba es un país próximo de importante interés comercial para nosotros, además de tener un sistema de gobierno peculiar con facilidades para afectarnos.

En el caso de que existiera, por parte de su gobierno, una voluntad de dar por terminado el diferendo, ¿Pasaría eso por reconocer la legitimidad del actual gobierno de Raúl Castro, como único interlocutor válido en unas eventuales conversaciones?

El gobierno "de Raúl Castro" es el único interlocutor existente para tratar sobre nuestras relaciones con Cuba. El asunto de la legitimidad no es muy importante. El régimen cubano se ha burlado de nuestro país de forma extensa y repetida, más que los chinos, más que los soviéticos. Hay factores políticos muy importantes en nuestro país, en adición al exilio cubano, que verían muy mal mucha tolerancia con dicho régimen. Además, su carácter mafioso ("revolucionario") lo hace un socio bastante indeseable, en política y en los negocios. Por eso proponemos que cambie, que mejore lo necesario, por el bien del pueblo cubano y para viabilizar nuestras relaciones.

¿Ha renunciado el gobierno de Estados Unidos al uso de la fuerza militar, como forma de dar por terminado el diferendo?

Ningún gobierno puede renunciar de forma absoluta al uso de la fuerza, pero hacia Cuba no tenemos ninguna motivación estratégica para ello desde hace mucho tiempo.

Raúl Castro ha dicho públicamente estar dispuesto a dialogar sobre todos los temas, con el único requisito del respeto mutuo y la igualdad de condiciones. ¿Le parecen a usted desmedidas estas exigencias? ¿Cuáles serían las condiciones previas que impondría su gobierno para iniciar un diálogo?

Es que esa expresión de "respeto mutuo e igualdad de condiciones" está fuera de lugar en este tema, hasta la idea de "conversar" está fuera de lugar. En una relación si una parte no respeta a la otra no puede haber buena comunicación. Y conversación la hemos tenido desde siempre, hasta cuando no teníamos representaciones diplomáticas. Si lo que se manifiesta es un deseo de encuentros de gobernantes entre los dos países, hay que decir que para ello antes tendría que progresar el mejoramiento de relaciones aceptables para ambas partes. Ya hemos hecho por mejorar esas relaciones, estamos esperando ver si el régimen cubano hace un mínimo importante para ello.

¿Qué participación podrían tener los cubanos del exilio, los grupos de oposición interna y la emergente sociedad civil cubana en ese hipotético diálogo?

Nosotros no somos ni podemos ser representantes ni promotores de los exiliados y opositores al régimen cubano. Ellos tienen que hacer avanzar su agenda por sus medios de forma efectiva. En la medida que esos opositores demuestren viabilidad como próximos integrantes de un gobierno cubano, nosotros tendríamos que interrelacionarnos con ellos con mayor interés, como lo tenmos que tratar de hacer ahora con el sistema de gobierno imperante en Cuba.

Usted es un hombre que apuesta por el desarrollo de nuevas tecnologías de comunicación e información. Sin embargo lo cubanos seguimos con muchas limitaciones para acceder a Internet. ¿Cuánta responsabilidad tiene en eso el bloqueo norteamericano hacia Cuba y cuánta el gobierno cubano?

Nosotros no tenemos ningún bloqueo hacia Cuba, sólo restringimos las actividades comercales y financieras de nuestros nacionales y de quienes tienen interés en relacionarse con nosotros. Lo hacemos como respuesta legítima al trato que hemos recibido de parte del régimen cubano y como una manera de restringir sus recursos para mantenerse en el poder por la fuerza. Lo único que nos quedaría por hacer para el desarrollo libre de Internet en Cuba sería correr con todos los gastos de inversión y operación. Las facilidades que damos sin llegar a eso siguen siendo desatendidas por el régimen cubano, seguramente porque la libre información y otras comunicacines de ideas dificultarían mucho más su control del País.

¿Estaría dispuesto a visitar nuestro país?

Las visitas de altos miembros de gobierno de un país a otro son frutos de un alto nivel de buenas relaciones entre los paises involucrados. Me encantaría tener el gusto de conocer directamente al pueblo y al país cubano cuando las circunstancias sean las requeridas.

Estas son respuestas que difícilmente escucharemos de los interrogados por razones varias. No importa, las realidades que contienen debían servir para entender mejor y actuar mejor sobre nuestra situación nacional.


Página principal MHECnet.org